Quien Somos

Karen Abrahams

Nací en 1963 en Kortrijk, Bélgica, hija de padre inglés y madre americana - austriaca. Al estudiar de los 16 a los 18 años en Brockwood Park, escuela de Krishnamurti, me incentivo en mi pasión por viajar, indagar y los idiomas. Al cumplir los veinte me lancé a una aventura de seis meses que me llevó a Israel, Palestina, Grecia, Hungría, La República Checoslovaca y por fin España, donde conocí Los Caños de Meca. Era la segunda vez que visitaba el lugar y en esta ocasión me embrujó completamente.


Me enteré por unos amigos que el precio de la tierra era muy bajo -800 pesetas (5 euros) el metro cuadrado- y se podía pagar en cinco años. En 1988 compré 2000 metros cuadrados y comencé a construir una casa patio tradicional andaluza, con la intención de vivir en una mitad y alquilar la otra para pagar el préstamo. Así nació Casas Karen. Poco a poco compré el terreno de los alrededor de la casa, que incluía una antigua casa de campo y dos chozas y comencé a renovarlas con la ayuda de unos amigos. Recibimos nuestros primeros huéspedes en Septiembre de 1989.


El complejo ha crecido a lo largo de estos años y hemos construido la nueva choza grande (big choza) y agrandado La Choza pequeña (Small Choza) y la chozita (Studio Choza) En el año 2004 compré otros 2000 metros cuadrados del terreno adyacente. Casas Karen tiene ahora una extensión de cerca de 8000 metros cuadrados con la intención de proteger el terreno y vivir en el entorno natural que tanto he llegado a conocer y amar.


A nivel personal esto es un gran logro para mí. Fui diagnosticada con TDAH como adulto a los 41 años. Con el apoyo de la familia y amigos, los cursos de Outlook y el Trabajo de Byron Katie, así como un excelente coach he sido capaz de lograr mis sueños. Tengo mucha más confianza en mi misma y he aprendido a valorar más las aportaciones de otros. Casas Karen va viento en popa y animo a todo aquel que tiene o vive con alguien que tiene características de "TDA o TDAH" ir a por ello. Los mayores retos en la vida son los que traen las mayores recompensas.

Articulo sobre Karen y Casas Karen. Julio 2013 por Nicola Flanaghan paginas 16-19

Información sobre El Trabajo "The Work" de Byron Katie y cursos de Desarollo Personal en Casas Karen

Juani Gomar Ventura


Mi lugar de nacimiento y residencia es Vejer de la Frontera, uno de los Pueblos Blancos (white villages) más bellos de España. Trabajo con el equipo de Casas Karen desde el año 2006. Mis abuelos vivían en una choza de paja y fue una gran alegría para mí verlas recreadas en Casas Karen. Hacía muchos años que no veía una choza  en tan buenas condiciones. Estudié marketing en Cádiz así que el trabajo con Karen me venía a la medida.



Hoy en día soy la administradora y encargada de las reservas. Este lugar atrae mucha gente interesante y me llena de satisfacción proporcionarles unas vacaciones especiales. Además tiene mucha magia trabajar en un entorno tan extraordinario, escuchando el sonido de las olas en la distancia.


Oliva Navas Real

Nací en La Muela y viví en una choza de paja mis primeros 14 años. Fue la mejor época de mi vida. Mis padres y mis abuelos nacieron y se criaron en chozas, un espacio sin ventanas con una puerta y suelo de tierra. Por supuesto la vida fue dura para ellos, sin embargo me atrajo Casas Karen porque me recordó de algo especial que estaba en peligro de perderse.



Trabajé aquí por primera vez entre 1993 y 1998 y volví en el año 2008. Me encanta la paz y la tranquilidad del lugar y mantener las casas limpias y bonitas, además mantener los jardines, se ha convertido en mi pasión.


Pepi Basallote Gómez


Nací en San Ambrosio, al pié del parque natural. Me mudé a Sevilla cuando me casé y después de algunos años volví a Vejer y comencé a  trabajar en Casas Karen en 2009. Recordaba las chozas desde mi infancia (la nuestra era de barro, piedra y cal, con un techo de paja) y me pareció estupendo encontrar un lugar que mantenía viva la tradición.


Trabajar al aire libre y en contacto con la tierra, ya sea limpiando las casas o manteniendo los jardines, es de suma importancia para mí. Me siento en  el paraíso rodeada de animales, el sol y la luz de Caños y me encanta compartirlo con los visitantes.

  • A pine forest on Spain's Costa de la Luz is the idyllic location for Casas Karen, where accommodation options include three chozas – traditional thatched straw houses – five minutes' walk from the beach at Los Caños de Meca.
    The Independent, 20 June 2012, by Kate Simons Artículo Completo Aquí
  • Apenas unos meses después de haber descubierto este luminoso rincón de la costa de Cádiz, Karen decidió echar raíces en él para forjar uno de los alogamientos más curioros de España: tres chozas hechas íntegramente de paja, madera y caña, abiertas para toos aquellos que buscan un poco de paz y de singularidad.
    Hoteles Insólitos: España y Portugal (Noviembre 2011) - David Revelles y Oscar Elías Artículo Completo Aquí
  • Esqueleto de madera, armazón de caña y revestimiento exterior de paja. Aspecto primitivo por fuera, confort rústico por dentro: rarezas de anticuario en el mobiliario y estética andalusí en cortinajes, telas y los detalles decorativos.
    El Viajero (18 de Noviembre 2011) Artículo Completo Aquí
  • La naturaleza y la paz que se respira en el alojamiento y en el bellisimo entorno... y no hemos tenido que sacar la cartera del bolsillo para nada. En ese plan merece la pena, en serio. Muy recomendable para habitantes de grandes urbes
    Alejandro
  • Es un complejo que alberga distintos tipos de viviendas en contacto con la Naturaleza. Hay casas, chozas, apartamentos, bungalows, estudios... decorados con una original mezcla de estilo andalusí y marroquí.
    Revista Tendencias
  • A estos alojamientos, nueve en total, a pie del parque Natural de Barbate y a solo cinco minutos de la playa de Los Caños de Meca, hay que venir sin prisas, con el ánimo hecho para disfrutar de una larga tertulia.
    Revista Turismo & Aventura
  • Estas Casas de paja se alquilan todo el año. La cocina y el baño estan totalmente equipados y las habitaciones son muy confortables. Están ubicadas en plena naturaleza, a 5 minutos de las playas de Caños y el Palmar, a a otros 5 minutos del Parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate.
    Revista Comer y Beber
  • Casas Karen is the perfect establishment for this town – two traditional white stone houses, two traditional straw-and-bamboo chozas, five minutes back from the beach under a hill forested by the curious umbrella pines.
    Angela Moore - Travel Intelligence Artículo Completo Aquí
  • True fans of peace and quiet will also be interested in the "alternative " accommodation at Casas Karen in Andalucia, which includes a choza, a traditional house made of string and straw, but with all mod cons
    Katy Holland - The Independent Artículo Completo Aquí
  • This eccentric place, owned by a dynamic young Englishwoman, has seven or so different buildings on a pretty plot, each with a kitchen, lounge, outdoor sitting area and casual andaluz-Moroccan décor. Turn off the main road 500m, then turn right at the Fuente del Madroño´sign.
    Lonely Planet Artículo Completo Aquí
  • A rare piece of Eden if your idea of a proper holiday is to read, relax and take long walks on the beach. It’s a unique campo of straw houses (chozas) Andalucían cottages and a restored farmhouse, all surrounded by unruly gardens
    Timeout Guide
  • Bored of the rat race? Yearning to shed the shackles of conformity? Break out the tie-dye and head for one of our alternative hotspots
    Sarah Turner and Alison Tyler - The Guardian Artículo Completo Aquí
  • Desde la ventana de mi habitación podia ver el cielo lleno de estrellas, la luz de el faro que cuida de nuestros marineros, la luna y el chisporroteo de las llamas de la chimenea. Idilico no?
    Beatriz
  • 20 best seaside villas in Europe. It’s rustic but cosy, with a seating and dining area downstairs and a bed on a wooden platform.
    The Sunday Times Artículo Completo Aquí
  • This is not so much a campsite as a complete tiny rustic village tucked away in a garden of umbrella pines and sand dunes and all just a few minutes' walk from the nearest beach
    Nicola Iseard - The Guardian Artículo Completo Aquí